Consentimiento del tratamiento de datos

El tratamiento de datos de carácter personal debe apoyarse en una base jurídica que lo legitime para considerarlo lícito.

  • Consentimiento
  • Contrato
  • Intereses vitales
  • Obligación legal para el responsable
  • Interés público o ejercicio de poderes públicos
  • Intereses legítimos que prevalezcan ante la comunicación de datos

Protección de datos

¿Cuándo es necesario el consentimiento?

Es obligatorio el consentimiento de los interesados siempre que se realice un tratamiento de sus datos personales, es decir, la gran mayoría de las empresas deberán solicitar a sus clientes una autorización para tratar con sus datos.

Por descontado, el consentimiento será tan fácil retirarlo como darlo para todos los ciudadanos. Efectivamente, el consentimiento es la manifestación de voluntad, libre, específica, informada e inequívoca por la que el interesado acepta. Por ende, dicha aceptación será al tratamiento de datos personales que le conciernen.

Sobre todo, se deberá tener en cuenta la validez del consentimiento y lo elementos que la conforman para probarlo ante cualquier malentendido.

  1. Libre: la elección del interesado debe ser real y sin vicios ni condiciones ocultas.
    1. Desequilibrio entre las partes: el contrato no debe ser dependiente del consentimiento sino que debe haber equidad entre las partes. Por ejemplo, un empresario con sus trabajadores no puede recurrir al consentimiento como base legitimadora.
    2. Condicionalidad: se prohíbe el condicionamiento en ninguna cláusula ni la obtención de información de manera forzada.
  2. Específico: el afectado deberá conocer previamente al tratamiento su existencia y finalidades.
  3. Inequívoco: el interesado aceptará el tratamiento de sus datos a través de una declaración escrita. Puesto que ya no resulta válida el consentimiento tácito de la recopilación de datos. En rigor, y a modo de ejemplo, sería completamente nulo el consentimiento por medio de casillas ya marcadas, o asumir la aceptación por silencio del interesado.
  4. Consentimiento informado: la información que el interesado reciba le servirá de base para consentir sobre el tratamiento de sus datos. Aun más, la obligación de informar recae sobre el responsable de tratamiento. De igual modo, dicha información debe ser clara y con un lenguaje sencillo. Por consiguiente, no es necesario que el interesado reclame dicha información, sino que debe proporcionársela sin requerimiento previo.

¿Dónde se debe guardar el consentimiento?

Es muy recomendable almacenar el documento que justifica el consentimiento del interesado para protegerse ante cualquier reclamación. El consentimiento documentado sirve como material de prueba ante posibles denuncias del propio interesado o de terceros.

Mención especial: el consentimiento de menores

El Reglamento General de Protección de Datos alude a este asunto tan delicado en el considerando 38. Los niños merecen una protección específica de sus datos personales, ya que pueden ser menos conscientes de los riesgos, consecuencias, garantías y derechos concernientes al tratamiento de datos personales. Dicha protección específica debe aplicarse en particular, a la utilización de datos personales de niños con fines de mercadotecnia o elaboración de perfiles de personalidad de usuario, y a la obtención de datos relativos a niños cuando se utilicen servicios ofrecidos directamente a un niño.

En otras palabras, el tratamiento de datos personales de menores requiere de la aceptación de los padres o representantes legales.

¿Qué pasa con las categorías de datos sensibles?

El Reglamento Europeo prohíbe de forma genérica el tratamiento de cierto tipos de datos. Así sucede en datos como la raza, ideología política, salud, genéticos, vida u orientación sexual.

Excepcionalmente, esta prohibición del Reglamento no aplica en algunas circunstancias. Cuando existan estas excepciones el consentimiento, además de inequívoco debe ser explícito. Por tanto, una aceptación por escrito otorgando el consentimiento al tratamiento de los datos sensibles.

¿Qué puedo hacer si necesito ayuda?

En Vega Ortiz Abogados, en Castelldefels, estamos preparados para asesorarte y adecuarte al nuevo Reglamento General de Protección de Datos.

2018-05-21T14:21:50+00:00