¿Es obligatorio registrar la jornada laboral de los trabajadores?

El registro de la jornada laboral así como el cómputo de las horas extras es uno de los temas que más recelo crea en las empresas. Es un tema recurrente el hecho de que muchos trabajadores realizan más horas de lo que establece su contrato.

Hasta ahora, se seguía el criterio de la Audiencia Nacional. Ésta había dictaminado que las empresas tenían la obligación de registrar la jornada laboral de todos sus trabajadores.  De esta forma, se imponía la obligación de registrar todas las horas, ordinarias como extraordinarias del trabajador para que genere prueba en caso de conflicto.

Sin embargo, la Sala Social del Tribunal Supremo en su sentencia del 23 de marzo de 2017 ha dictaminado que no es obligatorio llevar un registro de la jornada diaria efectiva que realiza la plantilla. Por otro lado, solo se establece la obligación empresarial de llevar un registro de horas extras realizadas.

En este sentido, el Tribunal Supremo interpreta el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores de manera diferente a como lo interpretó en su sentencia la Audiencia Nacional. Ahora, el Tribunal Supremo se limita a realizar una interpretación muy acotada del artículo 35.5 ET  para evitar así su intromisión en el principio de libertad de empresa que deriva del artículo 38 de la Constitución, que entienden imprescindible para la buena marcha de la actividad productiva.

¿De dónde proviene esta controversia?

En octubre de 2015, los sindicatos con representación en Bankia presentaron una demanda por conflicto colectivo ante la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional. El motivo de dicha demanda versaba en contra de las actuaciones de la empresa y la vulneración de los derechos de los trabajadores.

Los sindicatos solicitaron que se declarase la nulidad de la modificación unilateral del horario impuesta a los trabajadores y que se obligue a la empresa a llevar un registro de la jornada ordinaria de cada empleado. En cambio, Bankia reivindicaba la liberalización de los horarios del sector bancario para que cada uno pueda implantar el suyo.

Falta de legislación acerca del sistema de registro de horas

El Tribunal Supremo anuló la sentencia de la Audiencia respecto al establecimiento obligatorio para Bankia de un sistema de registro de la jornada laboral. A pesar de todo, aclaró que debería aplicarse una reforma legislativa sobre esta cuestión que especifique la obligación de llevar un registro de horas y que facilite la prueba de la realización de horas extras.  Por ello, destacó que esa obligación no existe por el momento y que los Tribunales no pueden sustituir la falta de ley imponiendo a las empresas una obligación que no existe.

No todos los Magistrados estaban de acuerdo con la sentencia del Tribunal. Dicho fallo cuenta con tres votos particulares, firmados por cinco de los trece magistrados, partidarios de confirmar lo que dictaminó en su momento la Audiencia Nacional.

La Inspección de Trabajo sigue exigiendo el control diario de la jornada

En contra de lo dictaminado por el Supremo, Inspección ha intensificado su control sobre las horas extras no declaradas. Uno de los puntos claves que los inspectores suelen comprobar es si la empresa lleva un registro diario de la jornada. En caso contrario, los inspectores suelen levantar acta por infracción grave de la empresa, castigada con una multa de 6.250€.

Este choque de criterios está generando una avalancha de dudas en los despachos, gestorías, asesorías y empresas que necesitan conocer la respuesta. La autoridad laboral afirma que la Inspección de Trabajo seguirá exigiendo que las empresas lleven un registro de la jornada diaria. Esto es así porque afirman que para comprobar la realización de horas extras se debe cuantificar la jornada ordinaria, ya que su falta de registro crea indefensión al trabajador.

Desde Vega Ortiz Abogados recomendamos seguir llevando el registro de jornada para evitar sanciones por parte de la Inspección. En el caso de que ante una Inspección de Trabajo se levantara acta de infracción, la solución es recurrirla hasta llegar al Supremo, del cual ya conocemos su criterio. Sin embargo, creemos que es mejor prevenir el conflicto con la autoridad laboral.